Carlos & Antonio

Estimada Marián,

Mil gracias por convertir el día de nuestra boda en un día único, especial, e irrepetible. El 3 de julio no sólo fue un día muy importante para nosotros, verdaderamente convencidos del paso que íbamos a dar, sino que también fue un día muy especial e inolvidable para todas aquellas personas que nos acompañaron y quisieron estar junto a nosotros.
Recuerdo la primera entrevista que tuvimos, tus primeras palabras, tus primeras preguntas y a lo largo del año, conforme ibas preparando todo el evento, la tranquilidad, la seguridad, la cercanía y la ilusión que nos transmitías. Esto nos vino estupendamente pues estábamos muy desorientados, desbordados y sin saber por dónde comenzar.

De inmediato nos gustó tu cercanía, tu espontaneidad, tu naturalidad y tu claridad para irnos indicando todos y cada uno de los detalles (algunos absolutamente desconocidos para nosotros) que debían estar presentes el día 3 de julio. Admiramos profundamente tu habilidad y tu intuición para con tan sólo un par de entrevistas, ser capaz de “calarnos” tan rápida y profundamente acertando en nuestro evento con tanta puntería, mano diestra, equilibrio, saber hacer y saber estar. ¡Qué elegancia y cortesía!

Absolutamente todo el mundo (incluidos los más críticos de la familia), nos han comunicado que fue una boda única, original, divertida, cercana, participativa, y “mágica”. Todos quedaron muy satisfechos con todo el evento, se sintieron cómodos, excelentemente tratados, relajados, libres, como si se hubiera celebrado en su propia casa, y esto consideramos que es un mérito enorme, pues satisfacer a tantas personas no es tarea fácil. Los más pequeños se lo pasaron bomba, y se sintieron también muy protagonistas del evento, la verdad es que su mesa fue estupenda, y las cuidadoras unas excepcionales profesionales, que supieron mantener captada su atención, en todo momento.

Todo estuvo perfecto, la recepción, el comedor, la coordinación entre tu equipo de trabajo, la coordinación con los camareros, todos y cada uno de los detalles que inundaron todo el evento, la música, la comida, las fotografías, todo, absolutamente todo, estuvo acertado y conseguiste llevar a término el objetivo que teníamos en mente cuando nos planteaste qué tipo de evento queríamos.

También fue importante para nosotros que tanto tú como tu equipo estuvierais, cercanos, entusiastas y participativos, y no os limitarais tan sólo a hacer vuestro trabajo, sino también a formar parte del grupo que nos acompañaba y saber disfrutar con nosotros de un día tan especial. Para nosotros fue importante poder tomarnos unas buenas copas con vosotros y disfrutar de la fiesta todos juntos, después de un año con tantos preparativos de los cuales nosotros ni nos enteramos, pero una vez que vivimos todo el evento llegamos a descubrir que ¡menudo trabajazo habíais hecho!

¡Muchísimas gracias por todo! ¡Para nosotros fue como si una hermana nuestra lo hubiera preparado todo! No faltó nada de nada, incluso nos hemos llegado a preguntar si preparabas nuestra boda o la tuya. Creemos que es ahí donde reside la fuerza de tu éxito, en que preparaste todo como si fuera para ti, haciéndonos sentir que lejos de ser una relación contractual, este fue tu regalo para nosotros, en nuestro día, en nuestro momento, convirtiendo este 3 de julio en un día exclusivo para nosotros.

¡ENHORABUENA, FELICIDADES, EXCELENTE TRABAJO, PARA TI Y PARA TODO TU EQUIPO DE PROFESIONALES!

Un beso muy fuerte.

@media only screen and (max-width: 768px) {#cata_empty_space_xozyu { height :20px !important; } } #separator_n7v .cata-sep-holder .cata-sep-line{ border-color: #eeeeee;}